•  Avda. La Murá, 3 Entlo. - 12540 Vila-real, Castellón, España
  •  +34 964 10 40 11

Las sociedades civiles pasan a tributar por el impuesto de sociedades

La Agencia Tributaria ha hecho público qué sociedades civiles van tributar por el Impuesto de Sociedades a partir del 1 de enero de 2016 y, en cuáles los titulares seguirán tributando por el IRPF.

Las sociedades civiles con objeto mercantil tributarán por Sociedades en lugar de por IRPF. Se exceptúan según el artículo 1669 del Código Civil, las sociedades cuyos pactos se mantengan secretos entre los socios, que se regirán por las disposiciones relativas a la comunidad de bienes.
Por ello, las sociedades civiles tendrán personalidad jurídica a efectos del Impuesto de Sociedades por su constitución en escritura pública o mediante documento privado aportado a la Agencia Tributaria a efectos de la asignación del NIF.

¿Qué se entiende por objeto mercantil?

Se define que será objeto mercantil, la realización de una actividad económica de producción, intercambio o de prestación de servicios, salvo las entidades que se dediquen a actividades agrícolas, ganaderas, forestales, mineras o de carácter profesional.
La Agencia Tributaria distingue entre sociedad civil y comunidad de bienes. Dice que en el caso de comunidades de bienes que se constituyan para poner en común dinero, bienes o industria con el ánimo de obtener ganancias, “estaremos en presencia de una sociedad civil”.

Se otorgará el NIF de comunidades de bienes, si del acuerdo de voluntades se desprende que hay patrimonio común preexistente y es copropiedad de todos; no hay voluntad de asociarse distinta de la mera situación de copropietarios de todos los comuneros; no se aportan nuevos bienes o derechos fuera de la copropiedad preexistente; no hay socios no copropietarios.

Por el contrario, no se otorgará este NIF si del acuerdo de voluntades o documentación que acredite situaciones de titularidad aportada para solicitar el NIF se desprende que no hay patrimonio común preexistente o no es copropiedad de todos; hay voluntad de asociarse diferente de ser copropietarios de todos los comuneros; se aportan nuevos bienes o derechos fuera de la copropiedad preexistente; y hay socios no copropietarios.

En caso de figuras mixtas se analizará individualmente, tomando en consideración la previa existencia o no de un patrimonio poseído en común, que será necesario conservar y mantener, sin perjuicio de su posible explotación posterior, o la existencia de una voluntad de unir bienes con ánimo de obtener ganancias. En el primer supuesto estaríamos ante una comunidad de bienes y en el segundo ante una sociedad civil.

El cambio sólo afecta a la normativa fiscal y no al resto de aspectos que conforman las condiciones de creación y desarrollo de una sociedad civil, sin embargo este cambio es tan importante que puede conseguir que las sociedades civiles dejen de utilizarse, ya que será más interesante montar un negocio a través de una SL en lugar de optar por una sociedad civil, si ambas van a pagar los mismos impuestos, si la responsabilidad de una SL es limitada y en una sociedad civil es ilimitada y si los trámites de crear una SL se simplifican y abaratan, no tendría mucho sentido optar por una sociedad civil.

¿Cómo se efectúa el cambio de tributación?

Se establece un régimen transitorio en el IRPF con dos alternativas: Se regula la traslación de este tipo de entidades como contribuyentes del IRPF a contribuyentes del Impuesto de Sociedades o el procedimiento para su disolución y liquidación.

En el supuesto que se haya adoptado la decisión de disolver y liquidar, se mantendrá el régimen de atribución de rentas hasta la liquidación sin que la sociedad civil adquiera, en ningún momento, la consideración de contribuyente del Impuesto de Sociedades. El acuerdo de disolución con liquidación debe tomarse en el primer semestre de 2016 y la sociedad se extinguirá en el plazo de seis meses desde que se adopte el acuerdo. El socio únicamente tributará en el momento de la liquidación si ha percibido dinero o derechos de cobro (créditos); en cualquier otro caso, su tributación se difiere al momento en que se transmitan los demás elementos que le hayan sido adjudicados (DT decimonovena Ley 26/2014, LIRPF).